Seguidores

30.1.17

"Noah" - Sebastian Fitzek.

• ¿De qué se trata?
    Él no recuerda su propio nombre. No sabe de dónde proviene. No logra recordar cómo llegó a Berlín y cuánto hace que vive en la calle. Los sin techo con los que vagabundea por la ciudad lo llaman Noah, porque lleva ese nombre tatuado en la palma de la mano.
    La búsqueda de sus orígenes se convierte en un desafío para Noah. Para él y para toda la humanidad, porque Noah es el elemento principal de una conspiración que pone en peligro la vida en el planeta y ya se ha cobrado diez mil víctimas. (EdicionesB)
• ¿Qué me pareció?
    Hace como un año que empecé este libro y lo había dejado abandonado porque a la mitad se había vuelto muy monótono, no sentía que la historia avanzara realmente. Hasta que el mes pasado decidí darle una segunda oportunidad y seguir leyendo. Sentí que la verdadera historia empezó en las últimas 150 páginas (tiene 550), que las primeras eran una especie de introducción y que le sobran al menos 100 páginas.
    Quedé sumamente impactada con el casi final, después al final-final esa sensación disminuyó, pero aun así terminé encantada por como escribe Fitzek; realmente me gustan sus libros. No puedo esperar a leer "Pasajero 23", que adquirí hace muy poco.
    Sobre el libro en sí: el narrador es omnipresente pero se centra más que todo en Noah y todo lo que se va descubriendo y sabiendo es casi siempre de la mano de él. Casi nos podemos sentir que somos él. Los otros personajes me parecen que están bien hechos así como la ambientación. Tiene unos giros muy buenos, algunos muy de repente que hace que quieras seguir leyendo.
    Le daría un mejor puntaje si no fuera por lo que nombré anteriormente.
• Una frase:
    "Puede ser que nos dirijamos hacia la ruina. Puede ser que todo esté perdido desde hace tiempo. No lo sé. Pero quizás entre todos aquellos a los que he salvado de la muerte, esté la persona que sepa cómo cambiarnos. Aquel que marcará la diferencia" (P. 537
)
• Frase página 88:
    "Noah, que aún no había dicho ni una sola palabra, rechinó los dientes y se sorprendió pensando que le habría encantado agarrar la mano del petimetre y retorcerla de golpe ciento ochenta grados hasta que el portero se hubiera arrodillado ante él (...)"
• Puntuación:
8/10.

No hay comentarios:

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Visitas:

Páginas vistas en total