Seguidores

10.11.14

Día 314 de 365. "You live like a house in a hurricane."

23:17
Después de meses de pensarlo, y después de posponerlo por una semana, me animé a contar lo que me estaba pasando: no estoy segura si quiero seguir esta carrera.
Me encanta la psicología, la disfruto, la entiendo, siento que es acorde a como soy, pero ya no me apasiona como antes; no me apasiona el saber que el día de mañana voy a tener personas que van a venir a buscar ayuda, que voy a tener pacientes... no sé, es medio difícil de explicar.
Pude hablarlo con la psicopedagoga a la que voy y aunque sigo con varias dudas sobre qué hacer, me pude descargar y dejar que me diga un par de verdades sobre mí. Es increíble cómo pudo poner en palabras lo que soy, cosa que nunca había hecho antes; algunas de ellas es que reflexiono mucho sobre las cosas y que pienso mucho sobre el futuro, o sea, que pienso en cosas que van a pasar de acá a 6 años en vez de centrarme en lo que me está pasando ahora, o en lo que se viene la semana que viene.
"Pero vos ya sos así" dijo de hacer esas observaciones, y es verdad, es difícil cambiar a alguien que viene siendo de determinada forma durante mucho tiempo. Desde que empecé a entrar al mundo de la adolescencia que vengo reflexionando sobre casi todo lo que me ocurre (por eso escribo, para que no se me hagan un lío las cosas) y recién ahora veo esta parte negativa que tiene. Me dijo también que tengo que distenderme un poco.

Ahora ando un poco perdida con todo, yendo de un lado a otro: por un lado, pensando que tal vez tengo que intentarlo un poco más a ver qué pasa y por otro, que tal vez es definitivo que no estoy preparada para empezar semejante carrera como la Licenciatura en psicología. No sé por qué, pero pienso que no es el momento de mi vida para estudiarla; como le dije a la psicopedagoga: no ahora, pero más adelante me gustaría poder estudiarla, cuando tenga más experiencia en la vida. Lo que no dije es que con esto último me refiero a que tengo asuntos sin resolver, pero iba a encaminar la conversación a otro rumbo y no quería eso.

Lo bueno es que resaltó un par de cosas positivas sobre mí que me gustó oír, como que encajo con esta profesión, que soy reflexiva, que soy como de mente abierta (no con esas palabras, pero lo dio a entender) y que no muchas personas lograban eso, además de que me gustan varias cosas entonces es más fácil decidir algo.
Me cuesta tanto decir cosas positivas sobre mí que cuando alguien más lo hace me siento orgullosa pero después se me pasa, lo reprimo; maldita baja autoestima.

También le conté, con mucho entusiasmo, que quiero comprarme un piano eléctrico y que ya tenía dónde y cómo hacerlo. Me dijo que estaba bien, que eso me iba a ayudar a distenderme un poco. De verdad lo pienso así, lo que sí me da un poco de miedo de hacer todo lo que tengo que hacer y que me termine aburriendo. Para ser franca, tocar el piano es mi pasión desde que iba a la primaria, a pesar de haberlo abandonado durante todo el secundario, y tengo muchas ganas de volver a tocar y de meterme en mi mundo lleno de música; pero nunca se sabe qué va a venir de mí, qué voy a sentir, qué va a pasar. Ojala no pase nada malo y pueda disfrutarlo al máximo.
Es tan complicado ser tan cambiante.

3 comentarios:

luis alvarez dijo...

Me pasa algo parecido a lo tuyo. Muchas veces suelo sentir que sé lo que quiero para mi vida, pero al tiempo después cambio de parecer. Y creo que es normal en las personas que tienen muchas inquietudes. Aveces eso puede parecer malo, en el sentido de no definirse por algo, pero por otro lado te sirve, para buscar y buscar hasta encontrar lo que realmente necesitas para sentirte llena. Quien busca siempre encuentra, dicen.
Bendiciones Juli

Mayte Gutiérrez dijo...

otra vez similitudes conmigo xD, a mi me dijeron lo mismo que pienso demasiado las cosas y me preocupo anticipadamente creándome un cuadro de estrés sin razón directa. :( cómprate el piano, no abandones esas cosillas que te hacen sentir mejor, se que te ayudará mucho. ;)

» Kat. dijo...

Hola guapita, está bien que pienses en el futuro, pero no olvides disfrutar también del presente... la vida es muy corta como para no disfrutarlo! Si no te sientes cómoda con la carrera, ya tendrás tiempo para hacerla. Incluso te diría que te tomes un año sabático mientras piensas bien qué hacer o qué estudiar, mientras puedes estudiar idiomas o algo que te guste y te vaya a servir para el futuro, y a tocar el piano si tanto te gusta (amo el piano, por cierto, aunque nunca he sabido tocarlo, Jajaja) Y arriba esa autoestima! que vales más de lo que piensas. Si no nos queremos nosotros quién lo va a hacer? Jajaja Un abrazo!

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Visitas:

Páginas vistas en total