Seguidores

6.5.17

~

    No hay mucho para explicar, no hay palabras suficientes para poder explayarme. Mis sentimientos van y vienen, un día me siento bien y al otro mal. A veces tengo ganas de todo y a veces no. Y cuando todo parece ir bien, viene un tornado de pensamientos y lo derrumba todo.
    Estoy haciendo un esfuerzo inmenso, más de lo que uno se pueda imaginar. En el poco tiempo que hace que estoy en esta vida he aprendido que las personas tienen fechas de caducidad. Todos en algún momento se van. He aprendido a no depender de nadie, o al menos eso intento hacer, aunque sea emocionalmente. Hay una parte de mí que ya se cierra automáticamente ante cualquier decepción, es como un modo de defensa, porque ya me cansé de sufrir por cuestiones como estas.
    Con él es diferente, hay una parte de mí que se cerró, pero hay otra que sigue abierta y acepta una segunda revancha. Él se está esforzando por poner de su parte para que esto funcione, mientras yo lucho por dos partes que conviven en mí para ver quién gana.
    Sé que gane quien gane va a dar como resultado un aprendizaje muy valioso para mí, lo voy a apreciar mucho y lo voy a tener presente para situaciones futuras.

No hay comentarios:

Visitantes recientes

Visitas:

Páginas vistas en total