Seguidores

27.4.16

Horas peligrosas.

16:05
    Hay momentos en medio de la noche que mejor no dedicar a usar la mente, ni mucho menos despertarse.
    El día de hoy a mi cerebro se le ocurrió despertarse a las 5:00, en medio de sueños poco lúcidos y miles de pensamientos ocultos que salen a hacer su recorrido fuera del inconsciente. No entendía nada, me sentía en una situación extraña; no entendía si estaba despierta o en medio de un sueño.
    Me puse a escuchar música pensando que de ese modo iba a poder calmar todo lo que se avecinaba. Grave error. De pronto me encontré escuchando la misma canción una y otra vez de un modo desesperante, mientras repasaba pensamientos enterrados hace tiempo y armaba historias sin sentido que sé que nunca van a ocurrir.
    Llegué a tal punto en que me escondí debajo de las sábanas y me hice un bollito lo más chiquito que pude. Pensé en lo insignificante que era en ese momento para el universo y en lo sola que estaba. No había nadie a quién recurrir, en mi mundo solamente existía mi mente atormentada por todo y la misma canción que resonaba en mis oídos una y otra vez sin parar.
    Y lloré. Lloré como hacía mucho no lo hacía. Lloré de bronca, de dolor, de angustia. Lloré por las personas que ya no están y las que están lejos. Lloré por aquellos a los que no les importo. Lloré de impotencia.
    No recuerdo en qué momento me destapé y salté de la cama. La música pasó a un segundo plano y lo único que importaba era la oscuridad que me rodeaba, haciendo juego con la oscuridad que había en mi interior.
    Tampoco recuerdo en qué momento me volví a acostar, cuándo apagué la música ni cuándo cerré los ojos para volver a conciliar el sueño. Lo único que sé es que habían pasado más de dos horas y que nunca más quiero volver a pasar por una situación así.

3 comentarios:

María Emilia dijo...

Woh, que profundo, me gustó mucho lo que escribiste. Un beso enorme y espero que estés muy bien.

Rocio Teves dijo...

Un garrón y va a parecer una huevada pero cuando me pasa eso pongo los infomerciales de sprayette y se me pasa. Creo que porque son un embole y algunos parecen un chiste, besos linda!

http://cocojetaimeblog.blogspot.com.ar/

Amaya dijo...

No sé muy bien qué decir excepto que me ha gustado mucho tu texto. Empiezas con una frase terriblemente cierta, continúas describiendo algo horrible con palabras hermosas. No sabría dar un consejo u apoyo moral en este aspecto-tiendo a ser pésima en esas cosas-así que... pues no lo voy a intentar ja. Espero que no te pase de nuevo.
Calcetines peludos y luz de luna,
Amaya

Visitantes recientes

Visitas:

Páginas vistas en total